Favores extremos que todos hemos hecho

Si hablamos de favores, ninguno es fácil de pedir y mucho menos de hacer, es por eso que Max los ha querido llamar «extremos», y con vergüenza, muchos los hemos hecho.

Pero también hay que decir que con más vergüenza los hemos pedido, con la vieja excusa de «esa oportunidad no se va a volver a presentar.